2.12.09

el imbecil aunque se vista de cura, imbecil se queda

leo en el reforma:
Ciudad del Vaticano, El Vaticano (2 diciembre 2009).- Los homosexuales y transexuales no entrarán jamás en el reino de los cielos, advirtió este miércoles el Cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, ex Ministro de Salud del Vaticano.
Como argumento, el religioso citó la Carta de San Pablo a los Romanos, en la que habla de las personas impuras, quienes se abandonan a pasiones infames.
"Los homosexuales y transexuales no entrarán jamás en el reino de los cielos y no lo digo yo sino San Pablo", declaró a la prensa italiana.
"Uno no nace homosexual, sino que se convierte. Por razones diferentes, de educación o porque la propia identidad no se desarrolló durante la adolescencia", agregó.
Sin embargo, el religioso advirtió que los gays son personas que hay que respetar, por lo que condenó la discriminación.
"Puede que no sean culpables, pero actuar contra la naturaleza y la dignidad del cuerpo seguramente no les garantiza entrar al reino de los cielos".
"La homosexualidad es un pecado, pero eso no justifica alguna forma de discriminación. Sólo Dios tiene el derecho de juzgar. Nosotros, en la Tierra, no podemos condenar y como personas, tenemos todos los mismos derechos", concluyó.
El religioso, que se jubiló recientemente, es miembro de varias congregaciones pontificias.
En enero, Lozano calificó el acto de retirar a una mujer la alimentación artificial tras 17 años en coma vegetativo como un asesinato abominable, generando fuertes reacciones en Italia.
hubo un tiempo en el cual los curas compensaban la suprestición con cultura e inteligencia. esos tiempos se acabaron hace mucho, como demuestra lo dicho por el tal lozano barragán. lo mejor hubiera sido ignorar a este señor y no interrumpir la serie de arquitectos y modelos con semejantes sandeces. pero hay estupideces que no deben dejarse pasar.

2 comentarios:

dijo...

Ya estoy condenado, ahora solo me queda esperar la vida eterna de sufrimiento en el infierno... !Que divertido!

dinamiteroloco dijo...

Una más de las razones de mi alejamiento de la iglesia y las religiones organizadas.