15.2.11

el sensual –¿y arquitectónico?– placer de fumar





frederick kiesler, mies van der rohe, alvar aalto, frank lloyd wright y paulo mendes da rocha.

1 comentario:

eduardo dijo...

Sin duda, fumar es un placer. satisfacción de necesidades; sentimiento de bienestar; exaltación del cuerpo, de la psiquis o del alma.
para que sea un placer, tenemos que dejar de lado la culpa, disfrutarlo, no pensar en el cáncer pulmonar que podría provocar, es necesario entrar a nuestro cuerpo aliento a aliento. porque si hablamos de morir el fumar es un medio tan eficaz como cualquier otro.

al satisfacer dichas necesidades, se genera un espacio, una idea, un prototipo.una arquitectura