19.11.13

una maqueta de la ciudad de méxico




según wikipedia en 1940 john reber propuso construir dos represas en la bahía de san francisco para garantizar el suministro de agua a los habitantes de la zona. en 1953 el cuerpo de ingenieros de la armada de los estados unidos propuso un estudio detallado del plan, para lo que en 1957 se construyó una maqueta de poco más de 120 metros de lado, a escala 1:1000 en el sentido horizontal y 1:100 en el vertical. el modelo sirvió para determinar con precisión los efectos que podría tener la construcción de tales represas y así cancelar el proyecto.

en 1894 james clerk maxwell —el segundo físico más grande de la historia después de newton, según einstein— escribió matter and motion. en la introducción, maxwell define un sistema material como “la región o el tema que será el campo de nuestra investigación”, su configuración como “la posición relativa de las partes de dicho sistema” y un diagrama como “una figura geométrica, plana o no, que a partir de la configuración del sistema material ayuda a entender sus propiedades físicas.” la maqueta de la bahía de san francisco es, en ese sentido, un diagrama: permitió entender el comportamiento físico de la bahía y a partir de esa información tomar decisiones. ése ha sido el objetivo de los modelos urbanos desde hace siglos. los que se exhiben en el museo de planos en relieve de parís, por ejemplo, fueron encargados por luis XIV para entender, a simple vista, las distintas conformaciones —o configuraciones materiales, usando los términos de maxwell— de las ciudades fortificadas de su reino, entendiendo así sus ventajas y sus debilidades.

imagínense al jefe de gobierno de parte de una ciudad de unos 20 millones de habitantes que, por cuestiones de una ya anticuada y nada eficiente división política, sólo puede actuar sobre el territorio donde habitan unos 8 o 10 millones pero donde buena parte del resto trabaja. dicho jefe de gobierno algún día fue de visita a shanghai y vio el centro de exhibición de la planeación urbana de esa ciudad: un edificio de 6 pisos con maquetas a distintas escalas que sirve más de aparato propagandístico que de instrumento de estudio o investigación —al margen apunto que china no es un país donde las decisiones sobre el desarrollo urbano se tomen de manera democrática, así que la diferencia entre propaganda e información no resulta menor. de vuelta a su ciudad, el gobernante decide que el también quiere una maqueta de su ciudad.

lo anterior es una ficción acaso improbable y supongo que fue de otro modo como miguel ángel mancera decidió construir una maqueta de esta ciudad —un poco como tomó la decisión de inventarse las zodes, también de inspiración china, o de hacer un museo del niño en iztapalapa: ¿por qué no? pero hay varias preguntas que sugiere el proyecto de mancera y la primera, la más compleja tal vez, sería ¿para qué? en la presentación que el lunes 18 de noviembre se hizo de ese proyecto mancera dijo que era
“de gran importancia para la ciudad por la proyección turística, de cultura, de ciencia, de tecnología que va a permitir que conozcamos más a nuestra ciudad.” ¿pero cómo? ¿servirá la maqueta para mostrar la ciudad en todos esos niveles? ¿servirá para tomar decisiones y entender sus efectos? ¿qué tanto de la ciudad veremos? ¿todo el distrito federal? ¿sólo el distrito federal —sin entender la condición real de la zona metropolitana? ¿o sólo una parte del distrito federal y entonces: cuál? ¿qué se quedará afuera?

una maqueta es como un mapa, y como escribió brian harley de éstos, resulta tan importante lo que muestran como lo que ocultan y dejan fuera: “el simple hecho de nombrar o ubicar un accidente en un mapa a menudo tiene un significado político.” aun más: “detrás del cartógrafo —o del hacedor del modelo— está un conjunto de relaciones de poder que crean sus propias especificaciones. ya sea impuestas por una persona individual, por la burocracia del estado o por el mercado, estas normas pueden ser reconstruidas tanto a partir del contenido de los mapas —o de los modelos— como del modo de representación cartográfica.” ¿qué es la maqueta de la ciudad de méxico para mancera? si se trata de un espectáculo turístico y “cultural” supongo será un gasto innecesario; si es una manera de abrir la discusión sobre la planeación, el urbanismo y la arquitectura en la cuidad, me parece gratuito viniendo de un gobierno que no se ha mostrado particularmente abierto a ese tipo de discusiones; si es un instrumento de estudio urbano, no queda claro cómo se le sumarán las otras capas —de nuevo la turística y la cultural, por ejemplo— y por qué no aprovechar otros medios que hoy ofrece la tecnología. y si es un instrumento político, la broma que ya se lee en las redes sociales no podía ser más precisa: mancera se construye una ciudad a escala para gobernarla, ya que la real, parece, le ha quedado demasiado grande.

1 comentario:

Alejandro Pérez Torres dijo...

Además falta pensar el sitio en el que se alojará de manera turística una maqueta de tal magnitud. Por si faltaran más, otro museo. "Museo de la Maqueta de la Ciudad" por Mancera.