30.3.10

mas de sanaa y el pritzker

hace un año escribí aquí comentando lo que christopher hawthorne, crítico de arquitectura de los angeles times, pensaba acerca del pritzker a zumthor:
...cuando los temas son “el activismo social, la sustentabilidad, los nuevos programas para diseñar, las mega-ciudades o la infraestructura,” la arquitectura de Zumthor se distancia de todo eso y en un vacío atemporal y, sobre todo, apolítico, se yergue exquisita y precisa pero sólo eso; bella y nada más. El premio a Zumthor, dice Hawthorne, “es un empuje a la idea de que la arquitectura es una profesión estética antes que política. Un arte bello y no social. Un fin antes que un medio.”
ahora hawthorne no es tan duro en sus comentarios, pero james russell, en bloomberg repite la crítica ahora dirigida a sanaa:
"aunque no puedo culpar al jurado del pritzker en base a estrechas bases estéticas, este es el segundo año al hilo en que el premio va para arquitectos introspectivos que crean una rara belleza. el ganador el año pasado, el suizo peter zumthor, es conocido por sus diseños de una calma primordial en sitios remotos.
en tiempos de cambios profundos en este campo, cuando los edificios pueden contribuir significativamente al ambiente y alojar a los desamparados del mundo, el pritzker manda un mensaje diciendo que la arquitectura es un refugio estético. lo que no le hace justicia."
un eco –sin entrar aquí en discusiones de si la muestra estuvo a la altura del nombre– del título de la bienal de venecia del 2000, a cargo de massimiliano fuksas: más ética menos estética. pero más aun, pienso, de aquellas líneas de rimbaud: hoy, desde hace mucho más bien, al sentar a la belleza sobre nuestras rodillas, la encontramos amarga.

p.s. pero no me importa que el mundo esté en crisis perpetua, o si me importa pero no se si más los ahogados cuando se derritan los polos o que desaparezca venecia o, más bien si se: me importa más venecia y quizá por eso, aunque me interesan los arquitectos que piensan y hablan de otras cosas que sólo de arquitectura, quienes tienen discursos éticos, políticos, lógicos y sociales y no "meramente estéticos", me "gustó" el pritzker a zumpthor –más que el pritzker a gehry, digamos– y me "gusta" el pritzker a sanaa –más que el pritzker a meier, digamos.
(y, entre paréntesis, ¿podrá la arquitectura salvar al mundo?)

2 comentarios:

dijo...

Creo que el Pritzker es más obvio en estos días, que sus normas para premiar son solamente incipientes y cosméticas. A mi igual me "gusta" SANAA, pero creo que esa no es una razón de peso para darle "el premio más importante de arquitectura mundial"

otromas dijo...

por supuesto que no. tu gusto, o el mio en su caso, ni explican ni justifican la entrega de un premio (a menos que fuera el premio "otrootroblog" a la arquitectura que me gusta, por ejemplo). pese a sus pretensiones "nobelescas", el pritzker es un premio que denota el gusto de un jurado, más o menos crítico e informado, pero no más. más cercano en eso, tal vez, al nobel de literatura que al de física o medicina –aunque en todo hay "gustos" (y políticas e intereses). la pregunta más bien es si la arquitectura puede aspirar y juzgarse–incluso la más comprometida social o políticamente– mediante criterios de servicio o ayuda a la humanidad.